Cuando un usuario llega a nuestra página web o tienda online, debemos dejarle claro qué puede hacer en ella. Hay que ofrecerle mensajes concretos y directos que le hagan tomar la decisión que nosotros queremos, sin que lleguen a abandonar nuestra página al cabo de unos segundos. ¿A qué me refiero? A la llamada a la acción (Call to action – CTA). La llamada a la acción es el botón de la conversión, el click imprescindible que deben hacer los usuarios de nuestra web, el paso definitivo que ellos darán y con el que nosotros lograremos el objetivo marcado. Pero, ¿cómo conseguimos ese click final?

Al crear una página web, una landing page o una ficha de producto en cualquier tienda online, lo primero que debemos tener claro es qué objetivo queremos conseguir, porque así definiremos claramente cómo será esa llamada a la acción. Ya sea una suscripción a un boletín, que nos dejen un correo electrónico, que realicen la descarga de algún contenido, que dejen un teléfono o compren un producto. Da igual, sea cual sea el objetivo, el call to action ha de ser claro y visible.

Las principales factores que debemos tener en cuenta a la hora de introducir esa llamada a la acción son los siguientes: contenido, ubicación y formato.

Contenido

Si tenemos definido qué objetivo queremos lograr, debemos realizar una llamada a la acción clara, concisa, directa. Es decir, si queremos que el usuario compre nuestro producto, en el CTA debemos indicar ‘Comprar’ o ‘Añadir al Carrito’. Sin ambages. Tenemos un objetivo y el call to action es la forma de conseguirlo, así que hay que dejarlo claro. Si ponemos una palabra que no se corresponda con la acción corremos el riesgo de que el usuario se eche atrás y abandone la conversión. Lógicamente el CTA irá acompañado de algún texto breve y de alguna imagen que invite al usuario a realizar la acción, aunque en este artículo solamente nos estamos centrando en cómo ha de ser el botón.

Ubicación

¿Dónde situamos el CTA? La ubicación varía según el diseño de la página en cuestión, pero una cosa sí tiene que quedar clara: debe verse a golpe de vista, es decir, tiene que estar en una zona en la que el usuario pueda verlo nada más entrar a la página, sin la necesidad de hacer scroll con el ratón. No obstante, a la hora de ubicarlo hay que tener en cuenta el diseño de nuestra página, colocándolo donde mejor convenga, pero sin romper la estructura. Si el texto de la web, de la landing page o de la ficha de producto es largo, tenemos la posibilidad de introducir una segunda llamada a la acción en la parte inferior, lo que aumentará la posibilidad de conversión. Lo que nunca debemos hacer es meter una segunda llamada a la acción distinta a la anterior, ya que si hacemos esto lo único que provocaremos es desviar la atención de nuestro objetivo principal, perdiendo así conversiones.

Formato

La forma de presentar el CTA también es importante. Es el botón en el que pretendemos que nuestros usuarios pinchen, por lo tanto debe prevalecer a simple vista. El tamaño importa si hablamos de la llamada a la acción. Por ello, tenemos que poner un botón grande, a ser posible de un color llamativo, que sea lo primero que resalte en la página, obligando al usuario a centrar su atención sobre él, que le invite a realizar ese click que buscamos. También podemos hacerlo interactivo, es decir, que cambie de color cuando el ratón pase por encima, ya que este hecho centrará la atención del usuario y, nuevamente, estaremos cerca de lograr el click de la conversión.

Con estos factores, nuestro CTA resaltará sobre el resto del contenido de la página. Pero no hay que quedarse aquí, sino que posteriormente hay que ir midiendo los resultados, comprobando si la llamada a la acción es efectiva o si, por el contrario, no estamos logrando nada. En este último caso nos tocará modificarlo, corregir los errores y buscar nuevamente la fórmula que nos ayude a lograr el objetivo.

Si necesita ayuda para crear su página web con una efectiva call to action, no dude en ponerse en contacto con nosotros y nuestro Departamento de Marketing le atenderá gustosamente. Por último, recuerda que si este artículo te ha resultado interesante, puedes contribuir al conocimiento compartiéndolo en las redes sociales o dejándonos algún comentario. También puedes suscribirte a nuestro boletín, a la derecha del artículo, para recibir una newsletter mensual con todos los post del blog (y alguna sorpresa más).

Te puede interesar

Shares
Únete a la comunidad

Únete a la comunidad

Apúntate y recibe nuestra newsletter mensual para potenciar tu negocio en Internet.

¡Te has suscrito correctamente!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close